APOYO DURANTE EL DUELO

 
duelo-perinatal (1).jpg

EL DUELO PERINATAL O GESTACIONAL:
EL DERECHO AL DUELO

JULIO 2022

            El duelo perinatal o gestacional es un tipo de duelo único, no patológico, aunque puede traer consecuencias a largo plazo en los padres. Si bien las manifestaciones emocionales pueden ser diferentes en ambos progenitores o demás miembros de la familia, me parece importante destacar algunos aspectos de los derechos que tienen los mismos en estas situaciones, los cuales podrían contribuir a una mejor elaboración del duelo.

            Desde lo emocional, y luego de comunicada la noticia, los padres tienen derecho a ver, sostener en brazos y despedirse de su hijo/a. Esto favorecerá que el proceso de duelo se inicie o prosiga si es que se ha elaborado un duelo anticipatorio. Inclusive, tienen derecho a sacar fotos si lo quisieran, y así tener un recuerdo del mismo. Es importante que puedan recabarse y guardarse todos los recuerdos posibles del bebé, como ecografías, mechoncito de pelo, grabaciones de los latidos del corazón, huellas de las manitos y piecitos, pulsera con los datos, etc. Una buena idea es guardar todo esto en una cajita, que identifique al bebé.

            Además, tienen derecho a nombrar al bebé con su correspondiente nombre y apellido, pudiendo reconocer así su existencia. También, pueden permanecer junto al mismo el tiempo que sientan necesario, solos o acompañados, en un lugar tranquilo y alejado de los sectores de nacimientos, neonatología o lactancia. Esto les permite satisfacer sus necesidades emocionales, tener un espacio de intimidad, despedirse y/o llevar adelante algún ritual religioso si es que la familia lo tuviera.

            Por otro lado, en relación al equipo de salud tratante, los padres tienen derecho a ser acompañados por profesionales formados para tratar la situación de la manera más respetuosa posible. Es importante que los padres encuentren el espacio para realizar todas las preguntas que necesiten acerca del estado de salud o causas de la muerte de su bebé. La información brindada debe ser clara y en un lenguaje comprensible, brindando tranquilidad a la familia. Además, se puede solicitar la autopsia si tienen dudas al respecto, o información sobre los pasos a seguir en relación al entierro, incineración y trámites.

            Por último, si hay hermanitos, y como mencionamos en los textos sobre duelos en los niños, es de suma importancia y también su derecho, que se les explique lo sucedido adoptando la explicación a su edad evolutiva, como también que se los haga partícipes de los rituales llevados a cabo.

            Todas estas cosas, que pueden parecer un poco obvias, no siempre se tienen en cuenta, y resulta de gran relevancia que las familias lo sepan para que sus derechos sean respetados. Así también, estos actos contribuyen a la elaboración de la pérdida, permitiendo dar inicio al proceso de duelo, que de lo contrario podría dificultarse.

            Como ya hemos mencionado, nunca resulta fácil el acompañamiento en estas situaciones, ya que jamás será una situación grata, pero las claves para ello es la escucha, el reconocimiento de lo ocurrido, el apoyo, el no juzgar, y el cuidado en las palabras. No es necesario siempre buscar una explicación o justificación a lo ocurrido, las personas en duelo a veces solo necesitan hablar de lo que sienten y ser escuchadas.

            Si necesitas asesoramiento o apoyo en alguna situación como esta, ¡podes contar conmigo!


Un gran abrazo                                 

Ps. Brenda Willams.

MP 15876