APOYO DURANTE EL DUELO

Perder a un ser querido puede dejar una herida emocional profunda.
En Exequial Service S.A., queremos que sepa que no tiene que pasar por todo esto solo.
Comuníquese con nosotros para obtener más información sobre los servicios y recursos que brindamos para ayudarle a sanar.

 

PS. BRENDA WILLAMS

MP 15876

20210408_154155.jpg

Hola a todos! Mi nombre es Brenda Willams, soy Psicóloga, y quiero darles la bienvenida a este nuevo espacio, que vamos a construir ¡todos juntos! Antes quiero contarles un poquito más sobre mi… Me recibí en 2019 y desde varios años antes me estoy capacitando en el área de adicciones y psicología comunitaria, en este momento estoy comenzando el posgrado en Drogodependencias. He trabajado en un hogar para personas en situación de calle, en centros de adicciones, clínica psiquiátrica y en el ámbito público en el área de niñez y adolescencia, en un programa de acompañamiento a jóvenes en la construcción de su proyecto de autonomía personal. También tengo mi consultorio y atiendo de forma online y presencial, y he atendido de forma telefónica en una línea gratuita de atención psicológica por el COVID 19.

Volviendo a este nuevo espacio que les propongo, lo pienso como un lugar donde podamos interactuar, intercambiar experiencias, reflexionar, y sobre todo brindarnos contención y acompañamiento en algunos momentos difíciles que nos tocan atravesar. Siempre sostengo que en el hacer con otros está el verdadero crecimiento. El animarnos a pedir ayuda, el aceptar que a veces no podemos solos… la construcción de lazos con otros, el grupo, es imprescindible como sostén del psiquismo, decía un gran psicoanalista suizo- argentino. ¡Siempre juntos, todo es un poquito más liviano!

Les doy nuevamente la bienvenida y espero podamos aprovechar este hermoso espacio para construir muchas cosas nuevas, y pensar juntos.

¡Estoy a tu disposición si lo necesitas!

Medios de contacto:

Correo electrónico: breen_w@hotmail.com

Teléfono: 336 4667644

Saludos, Bren.

 

EL PROCESO DE DUELO Y SUS ETAPAS                                                                                JUNIO 2021

           Hoy vamos a hablar sobre lo que significa el proceso de duelo y las etapas que el mismo nos lleva a atravesar. Como ya les he contado, en su texto “Duelo y melancolía”, Freud nos habla del duelo como “la reacción frente a la pérdida de una persona amada o de una abstracción que haga sus veces”. Es decir, podemos iniciar un proceso de duelo no solo por la pérdida física de un ser querido, sino también por perder algún vínculo como por ejemplo en una pelea, separación, una mudanza o también por alguna situación como la pandemia, en la que nos vemos obligados a abandonar ciertos lazos afectivos o actividades. Si bien esto puede traernos graves desviaciones de la conducta normal, no es un estado patológico, sino un afecto normal. Dicho esto, vamos a centrarnos más que nada en la pérdida de seres queridos para analizar este proceso.

            En estas ocasiones, el deudo suele sentirse con una desazón profundamente dolida, perdiendo el interés por el mundo exterior, no pudiendo ocuparse más que de aquello que le recuerde al ser querido... Así, también cesa su capacidad de amar, y se produce, como característica principal, un empobrecimiento del mundo. Nada le interesa, nada le cautiva, no logra ver nada positivo fuera.

            En un primer momento, al toparse con la realidad, se puede ver que ese objeto de amor, o eso que nos importaba, ya no está más. Pero a esto el deudo no lo acepta fácilmente, y es por eso que lo primero que intenta es negarlo. No logra aceptar esta realidad, cree que no puede ser verdad, intentando de esta forma defenderse de aquel dolor. Luego de aquel estado de negación, confusión, comienzan a aparecer muchas emociones como enojo, ira, tristeza, frustración, y hasta culpa. El duelo nos muestra algo un poco contradictorio: aquel ser querido, contrariamente a no estar más en nuestra vida, pareciera estar más presente que nunca.

            Todo esto es lo que Freud llamó el trabajo del duelo. El mismo consiste en poder ir quitando toda esa libido, o energía psíquica, que había sido depositada en todo lo que se relacione a ese objeto de amor. Lejos de significar dejar de quererlo, es un intento de transformación de aquella relación de amor. Para atravesar todo este proceso, se necesita tiempo, no siendo este tiempo igual para todos. Así, se debe ejecutar detalle por detalle, pieza por pieza, la transformación de todos aquellos lazos. Esto lleva un gran gasto de energía al deudo, para poder reconducir toda aquella libido nuevamente a sí mismo.

            Una insistente búsqueda y encuentros constantes con el recuerdo de ese ser querido, el parecer verlo o escucharlo, tenerlo presente a diario, nos muestra esa búsqueda incesante que se produce en el trabajo del duelo. A pesar de saber que esa persona ya no está, insistimos en poder reencontrarnos. Todos estos desencuentros, o encuentros con la ausencia, producen como consecuencia, el hallazgo de la pérdida. Así, podríamos explicar al duelo también como una construcción de aquella pérdida efectiva que ya encontramos en la realidad. Patricia Fochi en su libro “El duelo la infición del mundo” nos dice que aquello que hace que podamos superar esto, es que podamos encontrarnos con este objeto ausente como imposible, inaccesible y así finalmente encontrarnos con la pérdida. Recién allí, cuando al fin el sujeto doliente admite que aquel encuentro anhelado no podrá darse, es cuando logra aceptar que ese ser querido ya no está.

            El tiempo que este proceso lleve es muy subjetivo, y ninguna pérdida es igual a otra. Pero como vemos, hay que darnos el tiempo para transitarlo, vivirlo, dándole lugar a las emociones que aparezcan. Luego de pasado ese tiempo, y habiendo podido resignificar nuestro vínculo de amor, vamos a poder volver a nuestra vida, con el recuerdo de nuestro ser querido, pero ya desde otro lugar, ese nuevo lugar que nos dimos el tiempo de construir.

           

Te invito a que me cuentes, si es que estas pasando por alguno de estos momentos, cómo lo estas transitando. Resulta de gran importancia y ayuda poder poner en palabras aquello que estas sintiendo. ¡Estoy a tu disposición para escucharte!  

Ps. Brenda Willams.

MP 15876

EL DUELO DE LA PANDEMIA                                                                                                   MAYO 2021

            Si hablamos de momentos difíciles de la vida, no podemos dejar de pensar en la pandemia mundial que nos ha tocado atravesar, incluso aún hoy, después de un año. Para algunos quizás haya sido más complejo que para otros, como todo, ¿no? Pero no podemos obviar de que todos debimos adaptarnos, y en esa adaptación dejar muchas cosas en el camino. Fue un evento totalmente disruptivo en nuestra cotidianeidad, por lo que nuestra salud mental por supuesto se vio afectada.

            Con la cuarentena hemos tenido que dejar de ver algunos seres queridos, amigos, dejar de practicar algunas actividades que nos gustaban,

quedarnos en casa, y hasta no poder trabajar. Hemos tenido que adaptar nuestras formas de cuidarnos, de trabajar, de relacionarnos, nuestra forma de vida completa. También muchos despedir a alguien cercano. Todos estos cambios en nuestra existencia implican un duelo, es decir una reacción frente a una situación de pérdida, un proceso de adaptación y aceptación a una nueva realidad sin aquella persona u objeto que anhelábamos, y que nos permita continuar nuestra vida con normalidad.

            Seguro nos hemos enojado, hemos negado la situación, hemos estado tristes, hemos intentado mantener nuestros vínculos como pudimos, y algunos quizás hayan podido aceptar lo que sucedía. Nos hemos tenido que enfrentar a la muerte, y algunos muy de cerca. Seguro hemos pasado por un sinfín de emociones y estados de ánimo, y que podríamos decir son normales. Pero estas reacciones muchas veces no se hacen fáciles, ni llevaderas, e implican un enorme gasto de energía. Es por eso que Freud llamaba a este proceso el trabajo del duelo. Como todo proceso, tiene sus etapas, y como todo trabajo, implica un esfuerzo, compromiso y, por supuesto, una remuneración: el poder retomar nuestra vida y ser felices, a pesar de lo que hayamos perdido. También tiene sus tiempos, los cuales no son los mismos para todos. Imaginemos entonces… con todas las cosas que hemos tenido que resignar, suspender, dejar, despedir en esta pandemia, y más allá de haber perdido un ser querido o no, qué gran trabajo debimos hacer ¿no?

            Si bien ya podríamos estar un poco cansados, y pensando que esto ya iba terminando, la realidad es que no tenemos una certeza de cuándo eso sucederá. Mientras tanto debemos continuar esforzándonos por mantener nuestra vida lo más ordenada posible, teniendo siempre en mente que todo lo que está sucediendo es algo transitorio, y como tal, pronto pasará. Creo que es el momento indicado para dar rienda suelta a nuestra creatividad, y articular formas creativas de afrontamiento. Comenzar a buscar cada uno una salida, su propia salida frente a la incertidumbre de lo que nos tocará aún vivir, ya que no a todos nos funciona lo mismo. Pero también, comenzar a buscar una salida colectiva, hablar e interactuar con otros, poner en palabras cómo lo estamos viviendo, me parece una opción muy saludable.


Te invito a contarme, ¿Cómo transitaste vos el duelo de la pandemia?

¿Qué fue lo que más te ayudó a salir adelante?

¿Cómo te parece que entre todos podemos contribuir a que se haga más liviano?

Ps. Brenda Willams.

MP 15876