Journaling_edited.jpg

APOYO DURANTE EL DUELO

 

LA ESCRITURA COMO HERRAMIENTA PARA AFRONTAR EL DUELO

FEBRERO 2022

            El proceso de duelo nos presenta infinitas variantes de acuerdo con cada persona, experiencia, circunstancia, herramientas que dispongamos. Las formas de afrontarlo también serán muchas, pero hoy quisiera hablarles de una que resulta muy efectiva, y lo mejor: está al alcance de todos!

            Alguna vez habrás escuchado que a veces los psicólogos solicitan a sus pacientes que realicen algunos escritos, o redacten algunas situaciones. Esta técnica llamada escritura terapéutica surge en los años sesenta, y se presenta como una maravillosa forma de expresión de emociones y sentimientos, todo eso que muchas veces puede resultar abrumador y muy difícil de poner en palabras en un proceso de duelo.

La escritura terapéutica permite ponerle voz, a eso que a veces queda silenciado o no sabemos cómo decir. Alguien que se encuentra atravesando un duelo puede decir quizás que se siente muy mal, pero no puede decir más. O también, decir que no le pasa nada. Así, el escribir puede presentarse como un acto privado que le permita expresar sin limitaciones eso que a otros no puede por vergüenza, miedo o por simplemente no saber qué palabras utilizar. La escritura le permite decirlo como pueda, como le salga, o ir construyendo de a poco un relato. Algo importante a resaltar es que esto no debe ser ninguna obra literaria, es simplemente un medio de expresión privado.

            Al atravesar un proceso de duelo, muchas veces resulta muy difícil también entender la situación ocurrida. Sucede todo de repente, y parece imposible ordenar todos los acontecimientos. Pueden aparecer olvidos, como también un mar de recuerdos. La escritura, al promover la reflexión, puede ayudar a ordenar todo aquello, dando claridad a los hechos, poniéndoles también un tiempo. Al sacar cosas de nuestra cabeza, podemos verlo desde otra perspectiva. Esto resulta entonces tan importante porque nos permite resignificar todo lo sucedido, encontrarle un sentido.

            Además de lo anterior, podemos sumar otros beneficios de este recurso: disminuye la carga emocional, mejora el estado de ánimo y así la calidad de vida, contribuyendo también a mejorar la capacidad de resiliencia. Es una gran técnica que posibilita la catarsis, como también la conexión con las experiencias vividas aumentando el conocimiento de uno mismo. Según algunos estudios usar la escritura como terapia puede influir también en la presión de la sangre, el estrés y funciones académicas, sociales y cognitivas.

            Si estas transitando un duelo, utilizar la escritura es una muy buena herramienta que te podría ayudar a alivianar un poco el sufrimiento. Por supuesto que nada quitará el dolor, pero el escribir la propia experiencia contribuirá con el arduo trabajo que implica el duelo. Recordemos que el objetivo de este es poder continuar la vida aceptando la nueva realidad, brindándole otro sentido a la misma. En este marco, la escritura es una herramienta ideal para bordear el vacío dejado por la pérdida.

            Si sos de quienes no están muy amigados con esta actividad, podes comenzar escribiendo las cosas más significativas de tu día, o quizás solo palabras, las cuales con el transcurrir del tiempo podrás ir articulando con las emociones. Establecer una rutina de escritura puede contribuir a que la misma fluya: todos los días en el mismo horario, o lugares donde encuentres tranquilidad. Otra idea es escribir una carta a otra persona, donde puedas expresar todo lo que sientas, todo lo que no le hayas podido decir, lo que le quieras preguntar, etc. También podes escribirte a vos, una carta para leer posteriormente en esos momentos en los que no te sentís tan bien, y resulte motivadora.

            Con todo esto quiero que sepas que este recurso está al alcance de todos y puede serte muy útil para la situación que estés viviendo. No necesitas ser ningún profesional ni experto, y no es necesario que nadie vea lo que escribas. En papel, en computadora, o en el teléfono. La palabra, en cualquiera de sus formas, es lo que cura. Te invito a que te animes a probarlo!

                                                               Un gran abrazo.

Ps. Brenda Willams

MP 15876